Últimas entradas en los blogs de edu22



¿Hacemos lo que podemos?

Me surgía esa pregunta cuando recibí la noticia de que un alumno de mi centro escolar, a punto de cumplir los 16 años, dejaría el colegio el mismo día de su cumpleaños.

Fue mi alumno en 4º y 5º de primaria y, sabiendo las dificultades que tenía, hicimos un gran trabajo para mitigarlas y potenciar sus otras inteligencias.

Con el tiempo, su adolescencia, sus profesores y sus circunstancias, ha decidido ponerse a trabajar con su padre.

No puedo negar que la noticia fue como un punzón en el corazón. La decisión final es suya y de su familia, pero creo que desde la escuela podríamos, tendríamos, que hacer más. Haber potenciado aún más su creatividad, haber valorado más sus capacidades artísticas, tecnológicas y empáticas.

Pero seguramente alumnos muy inteligentes emocionalmente (inteligencia inter e intrapersonal), kinestésicamente y hábiles con respecto a otras inteligencias, no tienen cabida en nuestro sistema educativo pese a esos profesores que se vuelcan en la educación de sus alumnos con más dificultades, sobretodo, si éstas están relacionadas a la inteligencia lingüística y a la lógico-matemática y a la capacidad de memorizar textos interminables, relaciones obsoletas, etc.

Es triste pensar que el sistema educativo actual, año 2014, 13 años después de la Odisea en el Espacio, siga primando única y casi exclusivamente la “memoria bulímica”. Estamos abocados al fracaso y estamos impidiendo que, por lo menos, la mitad de los alumnosillas de nuestros centros escolares no vean su periplo escolar como algo necesario, motivante y en ocasiones, divertido.

Para terminar quiero citar a Francisco Mora: “Se aprende lo que se ama”. Excluimos las emociones, sus intereses y sus opiniones, y cometemos un grave error.

 

PD: Por suerte, existen islas (colegios, docentes) que luchan, trabajan y se desviven por una educación global de sus alumnos. 

¡Bravo por todos ellos!

De profesores, plataformas virtuales y calculadoras científicas

www.dreamstime.com

¿Cuántas veces hemos oído decir a un profesor “Sí, sí, yo utilizo mucho las TIC en mi docencia, tengo todas las presentaciones colgadas en Moodle”? Y lo mejor, ver con qué convicción siente que está participando realmente en la innovación docente. Todo es relativo y, comparado con el profesor que ni siquiera sabe qué es una plataforma virtual, pues sí, claro, es más innovador. Pero visto de una forma positiva, ¡por algo se empieza!. Lo que ocurre es que luego muchos “iniciados” en las plataformas virtuales se quedan ahí, en usar la calculadora para la suma y la resta. Unos, porque entienden que eso ya es suficiente; otros porque aunque piensan que se puede hacer más sienten cierta pereza para investigar el partido que se le puede sacar a esto. Y la prueba está en que en cuanto alguien nos explica o nos cuenta que ha hecho algo diferente (y nos evita buscar e indagar y, aparentemente, “perder el tiempo”) se abre un mundo de luz y color ante nuestros ojos: ¡la calculadora resulta que tiene más botones y funciones que puedo utilizar!. ¿O no os ha pasado alguna vez con algo?. Se me ocurrió organizar un taller en la facultad para evaluar con Moodle, que tuvo bastante éxito de asistencia. No es que yo sea una experta, pero una cierta curiosidad e inquietud por solucionar necesidades creadas y ayuda externa alguna que otra vez, me ayudan a aprender cosas nuevas día a día y decidí compartirlo con otros profesores. Al inscribirse, unos me comentaban que no sabían que se podían hacer exámenes; otros, que algo conocían, que si se podía evaluar una tarea (por ejemplo, los informes de prácticas) sin que te bloquearan el correo, etc. Y lo que muchos esperaban era una receta para evaluar, así que cuando comencé el taller diciéndoles que tenían 5 minutos para hacer un examen de 10 preguntas se quedaron perplejos, y hasta bloqueados, viendo el cronómetro cuenta atrás. Mis dos objetivos: que vieran de una pasada diferentes tipos de pregunta que podían utilizar y que íbamos a desgranar en el taller y, además, hacerles sentir el estrés de sus estudiantes frente a un examen mal planteado (falto de explicaciones, escaso de tiempo para las preguntas que incluía, etc.). ¿Sabéis qué comentaban al terminar? Cuántas cosas se podían hacer con Moodle, qué útil… Pero lo que más les había impactado era cómo se habían sentido al tener que enfrentarse al examen por sorpresa… Moraleja: ¿Seguro que sabemos usar (y bien) las herramientas? Ahí lo dejo.

¿Cómo educar las emociones?

dibujo emociones

Cuando hablamos de educación emocional, nos estamos refiriendo al hecho de experimentar emociones positivas y aprender a regular las emociones negativas, es decir, la capacidad de poder identificar las emociones, expresarlas y gestionarlas de una manera saludable.
Hoy en día cada vez se habla más del desarrollo de la educación emocional en la escuela; existe multitud de material muy bueno al respecto, programas, talleres, manuales, guías, libros de texto, incluso se imparte como asignatura o como actividad extraescolar. Todo esto está muy bien, la educación emocional se adquiere y se entrena, pero no nos podemos olvidar que debe ser un proceso educativo contínuo y transversal, no puede ser algo aislado, el docente, la sociedad y la familia debe tomar conciencia de ello.

Los niños y las niñas reparten su tiempo entre la familia y la escuela, por lo tanto, los adultos somos los responsables de crear un clima emocionalmente positivo.
Somos modelos de comportamiento, los niños aprenden fundamentalmente viendo. Por lo que, si gestionamos de forma positiva nuestras emociones tendrá un impacto positivo en los niños. Si yo soy más consciente de mis emociones ayudaré a mis hijos o a mis alumnos a identificar las suyas.
Por poner un ejemplo, si yo reacciono perdiendo el control, chillando y enfadándome de forma exagerada porque mi hija derrama un vaso de leche por la mañana justo antes de salir de casa o el profesorado no les permite expresar sus emociones en el ámbito escolar estaremos ante situaciones que no facilitarán la adquisición de las competencias emocionales practicadas.

¿Cómo podemos hacerlo?
1º Adquiriendo conciencia emocional, viendo como me siento en determinados momentos o situaciones, identificando nuestras emociones, no disfrazarlas, no taparlas, es decir, hacerlas conscientes.

2º Desarrollando la empatía, conectar emocionalmente con el niño/a, comprenderle, ponerse en sus zapatos, ver la situación o el conflicto desde su prisma.

3º Regulando las emociones, gestionándolas de forma adecuada, previniendo las emociones negativas, canalizándolas, disminuyéndolas.
Para esto, cada uno encontrará la manera que más le ayude, respirar profundamente, contar hasta diez, salir de la habitación, etc, etc,.

4º Potenciando la comunicación, practicando la escucha activa, dedicándoles tiempo, dando pie para que expresen sus sentimientos, que la primera pregunta al recogerles del cole sea ¿cómo estás? en lugar de ¿qué deberes tienes hoy? Hablar con ellos mirándoles a la cara, sin hacer otra cosa como contestando a un wasap o doblando ropa.

5º Favoreciendo las emociones positivas, en definitiva pasarlo bien, reírse, disfrutar del tiempo juntos, hacer cosas divertidas con ellos, sacar el niño/a que llevamos dentro.

6º Reconociendo las fortalezas, reforzando aquello que hacen bien. Castigar menos, ofrecer recompensas por lo positivo. De esta manera contribuiremos a aumentar su autoestima.

7º Favoreciendo el contacto físico.

8º Sonriendo más y enfadándose menos.

Por lo tanto la inteligencia emocional del adulto es clave para poder educar las emociones en los niños y las niñas
De esta manera conseguiremos que nuestros hijos/as y/o alumnos/as sean más inteligentes desde el punto de vista emocional, y por consiguiente contribuiremos a su felicidad.


Fuente foto: http://sarafernandezpsicologa.files.wordpress.com/2012/03/entrada3_2thumb.jpg

“El figura, Lucy y Bon…” propuestas para “flipclass”

Aquí va otra propuesta de nuestro amigo y compañero Alberto Alonso. Mil gracias como siempre :)

En esta ocasión nos presenta a “El figura” y Luci en distintas aventuras. Gracias a estos personajes y una animada herramientas, nos ofrece y plantea distintas situaciones de aprendizaje para para dinamizar sus flipclass.

http://www.powtoon.com/p/bdTjdBDqmVw/

http://www.powtoon.com/p/bdTjdBDqmVw/

 

http://www.powtoon.com/p/cTzeIXkP1MA/

http://www.powtoon.com/p/cTzeIXkP1MA/


La herramienta 2.0 que utiliza es Powtoon, fácil, ágil y con unos resultados muy divertidos, ¿no os parece?

En realidad, él ha pensado en esto pero… en realidad la podemos utilizar para cualquier situación ya que anima y muestra información de forma muy muy atractiva.

Cuánto aprendemos de ti, Alberto, muchas gracias!!!

Dejamos la puerta abierta para que nos compartáis vuestras ideas, será un gusto aprender de todos vosotros.

Arriba el telón

El otro día, en el webinar sobre Inteligencias Múlpliples en Secundaria, traté de explicar cómo interpreto las tan populares inteligencias múltiples y la manera de llevarlas al aula de secundaria. Los ejemplos que mostré pueden echar atrás a algunos y a lo peor me dejé en el tintero algunas cosas importantes. Con esta entrada voy a intentar matizar un poco más lo que pretendía decir.

Las inteligencias múltiples son para mí una actitud a la hora de preparar actividades para que, a ser posible, todos los alumnos alcancen lo que quiero que aprendan utilizando todo el potencial del que disponen. Seguramente muchos de nosotros lo hacemos de modo natural y no pensamos que eso es trabajar basándose en las susodichas inteligencias.

¿Cómo podemos trabajarlas día a día sin que sea un proyecto interdisciplinar y extenso? Fantástica pregunta de Gema. Imaginémonos que queremos, porque viene en el programa, conseguir que nuestros alumnos entiendan el género teatral; vamos al libro de texto y nos encontramos el tema desarrollado en tres unidades distintas (en mi caso la 10, 11 y 12). Vienen los conceptos, las definiciones, algunos ejemplos (cortos y descontextualizados) y actividades (pocas y anodinas) que sólo inciden en la inteligencia lingüístico-verbal. Yo quiero que entiendan el teatro pero con la crisis es casi utópico llevarlos a ver una obra; ¿hacerles que lo estudien por el libro?… sólo va a producir que memoricen lo que viene en el texto para plasmarlo en un examen; ¿explicárselo a palo seco?…les va a sonar a charla-sermón; ¿solución?…inteligencias múltiples.

En primer lugar, propongo abordarlo todo, aunque venga en unidades distintas y a partir de ahí, inaugurar la semana del teatro desarrollando actividades algo más atrayentes.

¡Manos al obra!, y nunca mejor dicho.

Arriba el telón

http://www.flipsnack.com/B9B8886BDC9/fhmqt2es

Como podéis ver, se trata de elaborar una unidad didáctica teniendo en cuenta las ocho inteligencias. Sé que falta la evaluación, pero he escrito esto a vuelo pluma y no tenía tiempo para hacer la rúbrica o consignar los criterios de evaluación, los dejo a vuestra imaginación. Espero que esto sirva a todos aquellos que sienten miedo a la hora de enfrentarse a esto. Seamos imaginativos para divertirnos en el aula y, sobre todo, para que nuestros alumnos se diviertan.

Un fuerte abrazo de ánimo para todos los que seguís la senda de la innovación.

Alberto Alonso

Videojuegos adaptados a las necesidades del docente

Hoy en día, los docentes cuentan con una gran variedad de herramientas y recursos para trabajar activamente en las aulas. El caso de los vídeojuegos es un ejemplo más.

Game Maker es una herramienta gratuita para desarrollar vídeojuegos mediante un sistema drag and drop (arrastrar y soltar) pensado para aquellos usuarios sin conocimientos de programación.

La descarga se puede hacer desde: Yoyo Games

Vídeotutorial: Cómo hacer un juego básico en Game Maker

 

Scratch es una herramienta gratuita que facilita la creación de juegos interactivos utilizando el sistema de arrastrar y soltar.

La descarga se puede hacer desde: Scratch

Tutorial: Iniciación Scratch

 

 

 

Educación y videojuegos

La duda que surge en educación es cómo combinar de forma eficaz una herramienta tan atrayente como los videojuegos con la docencia.

Parece claro que los videojuegos más violentos son los que más éxito comercial tienen. Habrá que analizar con detalle cuáles son las características de este tipo de productos y las razones por las que entre el público más joven este género arrasa.

Hay teorías que defienden que los vídeojuegos reproducen los valores sociales vigentes como:

  • la competitividad
  • la violencia
  • el sexismo y erotismo
  • la velocidad
  • el consumismo

Esto es una realidad, sin embargo no excluye la posibilidad de que se puedan establecer puntos de contacto entre estos dos mundos. A continuación se presentan algunos de los aspectos que sería deseable que compartieran vídeojuegos y educación:

  • Nivel adaptable al alumno y que se incrementa progresivamente.
  • Conocimiento claro de las metas y de las tareas a realizar.
  • Estimulación  visual, auditiva, kinestésica, actitudinal, etc.
  • Sistema de recompensas inmediato y claramente establecido.

Marc Prenski, escritor y consultor, especialista en videojuegos y aprendizaje  habla en Redes de la necesidad de un cambio metodológico en la enseñanza que se base en la interacción y en la resolución de problemas, características fácilmente localizables en los vídeojuegos.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

Serious Games

Para comprender qué se entiende por serious games, será conveniente comenzar dando una definición de vídeojuegos. De un modo sencillo y accesible vamos a definir vídeojuego como juego digital interactivo independientemente del tipo de soporte. Los vídeojuegos recrean entornos y situaciones virtuales en los que un mismo jugador puede representar varios roles o personajes. La finalidad general de éstos es el entretenimiento.

 

Ya en 1970, Clark C. Abt publicó el libro titulado Serious Game en el cual hablaba de la posibilidad de extraer un doble provecho a los juegos:  entretenimiento y educativo. Los juegos serios se parecen a los vídeojuegos en que proponen un prueba mental que se ha llevar a la práctica siguiendo una serie de reglas específicas, la diferencia fundamental es que mientras los primeros hacen uso de la diversión y la integran con objetivos educativos, políticos, etc.; los segundos, van más enfocados al ocio.

Estos son algunos de los serious games mejor valorados:

Dragon Box

Es un vídeojuego infantil para resolver ecuaciones simples algebraicas.

Visitar la página: Dragon Box

 

 

Apparatus

Basado en la construcción de estructuras mecánicas sencillas.

Visitar la página: Apparatus

 

El codex del peregrino

La finalidad de este vidojuego es acercar a los jóvenes el Camino de Santiago y su cultura.

Visitar la página: El Codex del peregrino

 

Iredia: El secreto de Atram

Es un vídeojuego en 2D que ayuda a que los niños comprendan la realidad de sus compañeros sordos.

Visitar la página: Iredia