Asignatura instrumental

Quizás por haber estudiado en los libros de Lázaro Carreter o por haber tenido algún profesor que me enseñó a jugar con las palabras (gracias Eduardo); indagar en los múltiples significados de éstas me produce una sensación lúdico-placentera y una apertura de mente que a veces me asusta cuando me lleva a caminos sin salida que resultan frustrantes. Mi sinestesia me obliga, sin yo querer, a adentrarme por vericuetos intrincados con las acepciones y las imágenes que se me dibujan.

Hoy, 28 de marzo de 2012, he tenido reunión de claustro(fobia) y se me ha aparecido la palabra “instrumental”, adjetivo calificativo (no sustantivo colectivo). Y se me ha aparecido cuando me han despertado del sopor al hacerme ver que era alguien importante…¿yo? porque daba una asignatura instrumental (Lengua Castellana). Me han pillado sin arreglar y sin smoking justo cuando me estaban otorgando el título de “Profesor de asignatura instrumental”, vamos, que como si fuera “Doctror honoris causa”. Vermos como meto todo eso en la tarjeta de visita, con ese título y mi dirección que también es bastante larga posiblemente necesitaré un tríptico.

Haciendo un repaso mental de los contenidos de la asignatura, he descubierto que el 90% de ellos cumplen la función metalingüística, que no es otra cosa que una endogamia y de las endogamias no suele salir nada interesante. La lengua para hablar de la lengua. ¿Qué función instrumental puede cumplir? Es como utilizar una llave inglesa para abrir o cerrar otra llave inglesa…¿? Creo que una herramienta (instrumento) debe servir para mucho más que para ayudarse a sí misma.

Rara vez utilizamos la asignatura de lengua para ayudar en otras asignaturas como las matemáticas, naturales o geografía e historia, y suele ser tan academicista que tampoco ayuda a apreciar la propia belleza del idioma. Es más importante encontrar una metáfora que disfrutarla imaginando como el poeta pinta con palabras un sentimiento grandioso.
¿No deberíamos potenciar el juego de descubrir el significado de las palabras y la belleza y conocimiento que encierran?

“Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas” Juan Ramón Jiménez

Deja un comentario