Archivo de la categoría: CD1:Establecer objetivos

Pequeñas Competencias Docentes V

Ver para creer

Hace muchos años, alrededor de unas cervezas, algunos compañeros debatíamos sobre la evaluación. En cierto momento, cuando el número de cañas ayudaba a deshinibirte y soltaba la lengua, uno de nosotros, don Domingo ahora jubilado, soltó: “yo para evaluar utilizo el ojímetro”. La ocurrencia tenía su gracia y dudo que hubiera visto la luz en cualquier reunión dentro del centro; pero, para mí, no era una afirmación baladí, tenía mucha más profundidad de la que aparentaba.

Saber mirar, la observación, es una característica imprescindible en el proceso de análisis de cualquier proyecto, sobre todo en el ámbito científico, paradigma de disciplina en la que el acierto en el método que se sigue, marca la obtención de resultados positivos.
Evaluar es principalmente – yo diría únicamente – observar, analizar y anotar lo observado; no como algo definitivo, sino como una referencia que nos ayuda a comprobar si el desarrollo de los objetivos que nos hemos marcado va bien encaminado o necesita algún reajuste. Cuando el producto que perseguimos puede observarse en su aspecto final, tenemos la certeza de que el proceso seguido ha sido el adecuado; pero en educación no podemos apreciar el aspecto final de nuestros alumnos porque nunca termina y nosotros sólo participamos en un instante del largo camino de la formación del individuo.

Lamentablemente, desechamos el “ojímetro” porque da la sensación de ser un instrumento poco fiable, alejado de la “objetividad” de la que muchos visten sus evaluaciones. No tiene cabida la subjetividad. Creo que lo que hace más acertada la evaluación es, precisamente, la subjetividad, basarte en esas impresiones que observas y que no son reguladas principalmente por el cerebro, que te llegan por la intuición, los sentimientos o las emociones. La mayoría de las pruebas de evaluación denominadas objetivas, exámenes al fin y al cabo, son verdaderamente subjetivas (ya aclararemos en otro momento los matices de la subjetividad) porque están planeadas por alguien que en un momento anímico determinado y determinante decide que ese será el ejercicio y no otro distinto. Nos proponen un sistema de evaluación que rompe el proceso natural de aprendizaje ya que las pruebas con las que se medirán los resultados están fuera de él. Además, proponen últimamente que cuanto más externas ( alejadas de la realidad de nuestros alumnos), tanto más fiables. No tienen en cuenta los diversos entornos educativos, sociales, familiares y ese sinfín de características que hacen que seamos no sólo individuos distintos, sino grupos profundamente diferenciados, y que los ” hacedores de pruebas” desconocen o no tienen en cuenta a la hora de elaborarlas.

Creo que convertirnos en observadores fiables es el camino más adecuado para evaluar correctamente, para analizar si todo en el alumno y en el grupo progresa adecuadamente hacia los objetivos que deseamos conseguir, y hagámoslo con una mirada limpia, exenta de prejuicios o valoraciones inamovibles hechas a priori que impidan que nuestros ojos vean a los alumnos como lo que son y no como lo que, equivocadamente muchas veces, creemos que son.

” Se ve que lo sabe, pero…..está suspenso”. Si hay que ver para creer y, aún viéndolo, no lo creemos, puede que estemos ciegos o que miramos desacertadamente.